Campiña Sevillana

 

La Campiña es una de las siete comarcas naturales en que tradicionalmente se ha dividido la provincia de Sevilla. Es la zona más extensa abarcando cerca de 5000 km² llegando a una altitud máxima de 600 metros.

Es rica en restos arqueológicos de todas las épocas, se pueden encontrar desde los prehistóricos dólmenes hasta murallas, necrópolis, termas, etc. de la época romana, también elementos del período musulmán como fortalezas.

Además de la riqueza cultural y monumental, también posee una riqueza paisajística enorme con distintos hábitats naturales repletos de lagunas que también atraen bastante variedad animal, desde aves acuáticas hasta grandes mamíferos y bovinos.

Al ser de tan tremendo tamaño tiene terrenos repletos de distinta arboleda y campos de cultivos entre los que destacan sus extensos olivares. Por todo esto la Campiña está considerada como un granero, pudiendo encontrar los ingredientes principales para realizar la tan famosa dieta mediterránea.

 

 

Entre todos estos cultivos destaca el olivo, siendo Sevilla la zona de Europa que más toneladas produce de aceituna de mesa, principalmente de las variedades manzanilla y gordal. De todos los municipios de la Campiña destaca Arahal, con una producción estimada del 45% de la variedad manzanilla.

El verdeo de la aceituna es una labor agrícola de las zonas olivareras, que se lleva a cabo en el mes de septiembre con motivo de la recolección de la aceituna de mesa. En algunas zonas de Andalucía se celebran fiestas con motivo del verdeo. En nuestro municipio de Arahal esta celebración se lleva a cabo el primer fin de semana del mes de septiembre, justo antes de que empiece la recolección de la aceituna de mesa. La fiesta comienza con el acto de coronación de la reina, el pregón y la entrega de la “aceituna de oro”. Esta fiesta está declarada de Interés Turístico de Andalucía.

Y de este granero, de estas extensas tierras de olivares, es de donde obtenemos nuestra excelente materia prima. ¡Que aproveche! La recolección de ambas variedades es manual mediante el sistema tradicional denominado “ordeño”, evitando así posibles daños en los frutos.